Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, advirtió que se emplearán nuevos métodos para combatir los bloqueos de manifestantes en calles y avenidas importantes.

Dijo que la finalidad será evitar criminalizar las movilizaciones, ya que siempre se privilegiará el diálogo y su administración permanecerá en contra de la represión.

No obstante, están creando medidas para respetar los derechos de los peatones, ciclistas y automovilistas que circulan por las principales vialidades.

"Conciliar el derecho constitucional a la libertad de expresión y libre manifestación con el derecho al libre tránsito, para nosotros es fundamental que cualquier decisión que tomemos no sólo sea legal sino también legítima, es decir, debe contar con el apoyo y respaldo de la ciudadanía y estar en total sintonía con el respeto a los derechos humanos”, indicó Sheinbaum Pardo.

En coordinación con la Comisión de Derechos Humanos capitalina, personalidades y organizaciones civiles, trabajan en la elaboración de un nuevo marco de actuación que garantice la libre expresión de las peresonas que realizan un bloque vial, pero también la movilidad de los habitantes.

El nuevo esquema lo coordinará Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Gobierno, y estará basado en encuestas recogidas en las colonias donde más se presenta este tipo de cierres en las principales vías.

Sin mencionar explícitamente que los elementos policiacos entrarán en acción, la funcionaria vislumbró la posibilidad de que en algún momento pudieran intervenir sin reprimir.

Descartó que exista la opción de enviar una iniciativa de Ley al Congreso de la Ciudad de México para reglamentar las marchas y manifestaciones en la capital del país, y puso de muestra que este lunes se logró desactivar una movilización de taxistas a través de mesas de diálogo.

Sostuvo que los personajes destacados y organizaciones serán dados a conocer el próximo miércoles, y son las figuras que ayudarán a construir los protocolos.

Adelantó que también se están preparando disposiciones que se tendrán que seguir para controlar la filtración de grupos anarquistas en las protestas sociales