ESTADOS UNIDOS.- Tom Hanks nunca ha hecho el papel de superhéroe, pero cuando el actor recientemente se puso un sencillo suéter y los pantalones de vestir que lo acompañan, se sintió como uno.

“Me sentí como Batman. Sentí como si estuviera usando la capa y la capucha del Caballero de la Noche”, dice Hanks. “Sólo hay una persona que uno puede ser cuando se pone esas cosas, y ese es Fred Rogers”.

Desde que se anunció que Hanks daría vida al adorado presentador de la TV infantil en “A Beautiful Day in the Neighborhood” (“Un buen día en el vecindario”), parecía destinado a hacerlo. He aquí un actor que ha sido sinónimo de afabilidad y “gentileza” interpretando a uno de los rostros más amigables de la televisión estadounidense.

Pero esto no hubiera ocurrido sin Marielle Heller, la directora de “Can You Ever Forgive Me?” (“¿Podrás perdonarme?”) y “Diary of a Teenage Girl” (“Diario de una chica adolescente”). El guion del filme, de Noah Harpster y Micah Fitzerman-Blue, había dado vueltas por años antes de que Heller lo asumiera, y Hanks ya lo había rechazado más de una vez.

“Yo no te rechacé a ti”, dijo Hanks en una entrevista junto a Heller. “Simplemente decliné hacer algo”.