Tags:

FRANCIA.- En este momento, Cannes estaría recibiendo a las principales figuras del mundo del cine. En cambio, debido al aplazamiento de su festival cinematográfico anual, los lugareños están disfrutando de un autocine en un estacionamiento frente al mar.

Al caer la noche, el público se acomodó en sus autos deportivos convertibles y familiares, con palomitas de maíz en el tablero y niños asomados por la ventana para ver “E.T. el extraterrestre”, el clásico de Steven Spielberg de 1980.

Con los cines, teatros y restaurantes aún cerrados a medida que Francia flexibiliza con cautela la cuarentena por el coronavirus, la gente se alegraba de ver una película al aire libre en una cálida tarde en la costa mediterránea.

“Hay que aprovechar el momento al máximo. Esto compensa un poco las cosas”, dijo una mujer, que había conducido hasta Palm Beach con su hijo adulto, quien estaba sentado a su lado con una mascarilla facial.

Los 51 vehículos permitidos para ver el filme estaban estacionados con un espacio libre entre sí y personal con protectores faciales escaneaba los códigos de barras de los boletos.