Tags:

ECUADOR.- En la ciudad portuaria de Guayaquil decenas de familias seguían conviviendo con los fallecidos por diferentes causas, incluido el nuevo coronavirus, porque los organismos estatales no han pasado a retirarlos a causa de la congestión administrativa y logística derivada de la pandemia.

Los cuerpos, muchos en estado de descomposición, han sido sacados a los garajes de las viviendas e incluso a las veredas y algunos fueron abandonados en las calles debido a los malos olores que emanan, mostraron videos y fotos en noticiarios de televisión.

La policía informó que entre el domingo y lunes se ha realizado 157 levantamientos de cadáveres. Tan solo el lunes se recogieron 69 cuerpos, aunque dijo que quedan pendientes 30 levantamientos que serán atendidos las próximas horas.

Guayaquil, que en esta época tiene una temperatura promedio de 30 grados centígrados, es la ciudad más afectada por la epidemia en Ecuador y registra 2.534 de los 3.556 contagios de todo el país, de acuerdo con las autoridades. En todo el territorio se ha reportado 191 fallecimientos.

El delegado presidencial para atender esta situación, Jorge Wated, dijo en una rueda de prensa online que se han organizado rutas de camiones refrigerados para recoger los cuerpos, pero en al menos un 40% de los casos los familiares se niegan a entregarlos debido a que quieren enterrarlos en sitios comprados previamente y les exigen el certificado de defunción, requisito necesario para avanzar los procedimientos funerarios.

El resto son retirados por grupos mixtos de militares, policías y bomberos, quienes reciben información de los familiares sobre si el fallecido tenía algún seguro funerario y espacio en algún cementerio. En caso de una respuesta negativa, son llevados a la morgue en camiones refrigerados y cerrados.