Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Altos funcionarios del gobierno de Donald Trump visitaron Texas cinco días antes de la jornada electoral para anunciar que han completado casi 400 millas (unos 650 kilómetros) de muro en la frontera con México, en el intento de mostrar avances en lo que fue quizá la promesa más conocida del presidente en la campaña de 2016.

Si bien la mayor parte del muro se alzó en tramos que ya tenían barreras, el gobierno construyó cientos de kilómetros de cercas de hasta nueve metros (30 pies) de altura en un período breve, la mayor parte este año. Pero al hacerlo las cuadrillas reventaron laderas y aplanaron hábitats delicados en refugios nacionales de vida silvestre y tierras indígenas, al dar prioridad a los tramos donde podrían construir más rápidamente.

El Departamento de Seguridad Nacional pasó por alto las inspecciones ambientales y de otro tipo para acelerar la construcción. Y a pesar de las promesas reiteradas de Trump de que México pagaría el muro, los contribuyentes estadounidenses pagaron los 15.000 millones de dólares del muro, dos tercios de los cuales provinieron de fondos destinados a las fuerzas armadas.

En el valle del Río Grande, Texas, donde hablaron el secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf, y otros funcionarios, las autoridades agregaron apenas 11 kilómetros (siete millas), a pesar de que la región es la más transitada por los que ingresan sin autorización.