ITALIA.- La marea excepcionalmente alta regresó el viernes a Venecia, donde el alcalde clausuró la emblemática Plaza de San Marcos y pidió donaciones para reparar los daños en la ciudad de los canales que hace apenas tres días sufrió la inundación más grave del último medio siglo.

La marea alcanzó el pico de 1,54 metros (5 pies) sobre el nivel del mar poco antes del mediodía e inundó la mayor parte del centro histórico.

El alcalde Luigi Brugnaro dijo que se estiman daños por valor de cientos de millones de euros y atribuyó la “situación dramática” de la ciudad al cambio climático. Reclamó completar rápidamente el proyecto Moisés de defensa contra las inundaciones.

Brugnaro dijo a la prensa que la policía se vio obligada a bloquear la Plaza San Marcos, donde el agua llegaba a la altura de la rodilla. Los trabajadores con botas altas empezaron a retirar las plataformas que utiliza la gente para cruzar la plaza sin mojarse.

Venecia sufrió la segunda inundación más grave en su historia la tarde del martes cuando el nivel del agua alcanzó 1,87 metros (6 pies, 1 pulgada), el nivel más elevado en 50 años.

Eso provocó que el gobierno italiano declarara el jueves estado de emergencia y aprobara 20 millones de euros (22,1 millones de dólares) para ayudar a Venecia a reparar el daño más urgente.

“Venecia es el orgullo de toda Italia”, dijo Brugnaro en un comunicado el viernes. “Venecia es patrimonio de todos, única en el mundo. Gracias a su ayuda, Venecia volverá a brillar”.