Foto: Twitter.
Foto: Twitter.
Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Luego de una racha de tres derrotas que sembró el pánico entre directivos y fanáticos por igual, los Cowboys tienen dos victorias consecutivas, de la mano de una ofensiva que carbura a toda potencia para renovar el optimismo en Dallas. Hoy la van a necesitar ante la cuarta mejor defensa de toda la NFL.

Gracias a un Ezekiel Elliott que acumula 250 yardas por tierra en los últimos dos partidos y al quarterback Dak Prescott, que tiene cuatro pases de touchdown en ese lapso, Dallas ha anotado 37 puntos en cada uno de sus dos duelos más recientes. Pero esos encuentros fueron ante Filadelfia y Giants, dos defensivas mediocres.

Dallas tendrá la oportunidad de demostrar su progreso y, tal vez más importante, su constancia, esta noche ante unos Vikings que sólo han permitido 30 puntos una vez en el año y promedian 16.2 unidades en contra durante los ocho juegos anteriores, incluyendo 26 en la derrota de la semana pasada en Kansas City.

Está claro que la defensiva de Minnesota está a la altura del desafío de enfrentar al ataque de mayor yardaje de la NFL. Las dudas para los Vikings radican en la consistencia de su quarterback Kirk Cousins, quien a pesar de que acumula 16 touchdowns y tres intercepciones con 112 puntos de rating este año, sólo tiene un triunfo esta temporada cuando intenta más de 30 pases.

En su carrera, Cousins tiene un récord de 1-6 en enfrentamientos contra los Cowboys y su único triunfo, en la Semana 17 de la temporada de 2015, llegó en una actuación en la que completó 12 de apenas 15 intentos para 176 yardas y tres touchdowns.