¿Alcanzará la narrativa de Andrés Manuel López Obrador? Esa es la gran interrogante que muchos líderes se están haciendo con respecto a la discursiva que todos los días artilla el presidente de México desde Palacio Nacional para mantener cautivados a sus seguidores, muy probablemente con miras a 2021: las elecciones más complejas de toda la historia.

Por mi ejercicio como consultor en comunicación política, líderes empresariales, del Partido Acción Nacional (PAN), Partido Revolucionario Institucional (PRI), del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), incluso del mismo Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) en Tamaulipas, Nuevo León y Chihuahua constantemente me han repetido esa misma pregunta ¿Le alcanzará para mantener su movimiento en el poder para las elecciones 2021? Quizás nadie tenga la respuesta definitiva, salvo Andrés Manuel López Obrador con una mera idea –pues no hay método detrás de esto-.

En mi opinión creo que no le alcanzará para ganar por sí solo con su estrategia híbrida –entre mediática (aire), redes sociales (agua), y autoridad hacendaria (tierra)-; sin embargo, también creo que habrán triunfos de MORENA pero que serán construidos desde lo local, no por la estratagema dirigida desde las conferencias matutinas del mandatario, sumado a los vacíos que están dejando los otros partidos en esa localidad. Es decir, no habrá servido tanta polarización nacional.

Una idea de ello brinda el análisis que puntualmente viene haciendo desde años Oráculos –llamado el Poll de Polls- donde establece que Andrés Manuel López Obrador alcanzó la cifra histórica más alta de aprobación jamás dada a un presidente de México: 86 por ciento (dato de febrero de 2019); pero también su imagen pública está registrando la caída más abrupta en la historia, que de continuar así esa tendencia cruzará la “línea roja” indeseable para febrero de 2021 hasta por 50 puntos (acercándose a 43.6 por ciento), similar a la caída de Enrique Peña Nieto en su salida de la Presidencia de la República.

No hay que perder de vista que la primera prueba fuego de la oferta lopezobradorista la pasará con las elecciones en Coahuila e Hidalgo realizadas este 18 de octubre de 2020, sin olvidarnos que el futuro de la relación de México con Estados Unidos está en juego este 3 de noviembre de 2020 ¿Qué le deparará al país sí gana el demócrata Joe Biden? A todo esto, hay que sumarle otros tres factores en los que pareciera que nada se está haciendo para corregir desde ahora y que podrán afectar el resultado final de las elecciones en 2021:

1. Desorganización en MORENA

Expresado hasta por las personas más cercanas a Andrés Manuel, la desorganización al interior de su partido es irreconciliable entre “fundadores”, “duros”, “morenistas”, y “neomorenistas”.

2. Economía del mexicano

La crisis económica –en la que ya está México- la sentirá el mexicano común en el primer trimestre de 2021.

3. Incremento de la inseguridad

Menos circulante en las calles, más incremento en los índices de inseguridad en todos los rubros.

¿Le alcanzará la narrativa a López Obrador? ¿Y tú, qué opinas? www.daviddorantes.com

________________________________________

David Dorantes es conferencista, coach y consultor en comunicación.

Tiene Premio Nacional de Periodismo, Premio Trayectoria en Comunicación por el Senado de México, es Becario del Departamento de Estado en Estados Unidos con cobertura en Washington de las elecciones de Barack Obama