Tras su primer viaje al extranjero realizado como presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en la pasada visita Presidencial a Washington DC, Estados Unidos, teniendo como eje principal la reunión con su homólogo Donald Trump, si bien tuvo hubo buena organización dentro de los lineamientos diplomáticos, también tuvieron tres grandes ausencias que pudieran tener impacto a partir de este noviembre hasta el final del sexenio.

La relación entre México y Estados Unidos es demasiada compleja, en la que están demasiados intereses, por ello cada encuentro Presidencial debe estar sumamente cuidado en todos los aspectos, bajo la primicia de la comunicación política que dicta que “todo comunica, hasta los silencios”. En esta semana tuve muy presente a un aspirante a la Presidencia de la República que una vez se me acercó a mi escritorio, dándome luz a un nudo que teníamos por resolver para diseñarle una línea narrativa “Siempre que vas a la Casa Blanca ya sabes que te va a pedir el Presidente, lo menos que debes hacer es prepararte para saber que le vas a pedir para aspirar a tener un trato de iguales”.

Considerando el cambio diametral que tuvo la figura del presidente Andrés Manuel, desde el momento que abordó el avión comercial usando cubrebocas, pasando por lo pulcro de sus discursos, hasta la agenda que cubrió durante casi dos días en Estados Unidos; ese no era el presidente de México emanado de la izquierda, de actuaciones populistas, pero sobretodo un apasionado del pueblo más desprotegido ¿Desaprovecharon la oportunidad por algún acuerdo de la relación con la Casa Blanca o no se sienten seguros del poder que tiene su Presidencia en el contexto internacional?

En mi opinión, fue una gira Presidencial con buenos éxitos, pero no marcó la agenda ni inmediata y ni a corto plazo; sin embargo, las tres grandes ausencias probablemente cobrarán factura en el mediato tiempo:

1. Temas coyunturales para México

Migración legal e ilegal de mexicanos a Estados Unidos; protección de estudiantes universitarios mexicanos en tiempos del COVID-19; crimen organizado de interacción binacional; acuerdos sobre el sector energético y agrocampo; así como el financiamiento para la protección del medio ambiente en ambos lados de la frontera.

2. Comunidad mexicana en Estados Unidos

Ampliación de la protección de la comunidad mexicana por parte de mecanismos del Gobierno de México; disminución en las deportaciones; preservar el programa de Ciudades Santuario; así como encontrar los mecanismos de apoyo para acceso a servicios de salud en tiempos del COVID-19 y mejores condiciones para el envío de dinero (remesas) hacia a México.

3. Encuentro con el ala demócrata

Reunión –por lo menos- con Nancy Pelosi como agradecimiento al apoyo dado para la ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (TMEC).

Sin dudarlo, estas tres grandes ausencias de una –y la primera- visita Presidencial de Andrés Manuel López Obrador marcarán un mayor precedente en el futuro, que todo lo exitoso que dejó en esta semana por buenos resultados por la gira en Washington. ¿Y tú, qué opinas? www.daviddorantes.com