Apenas llegó el mediodía del domingo pasado y todos los observadores políticos ya buscaban a los culpables del triunfo del abstencionismo en las pasadas elecciones.

El desencanto fue mayúsculo, pero no se piense que solo en Tamaulipas, esto fue como una organizada protesta social, que incluyó todos los estados donde había elecciones.

Nos ocupa Tamaulipas, aunque nos preocupa todo el país, pues la falta de participación cívica llevará a la práctica de lo más añejo que rechaza la sociedad, el autoritarismo.

No se puede culpar a quien por necesidad toma lo que le dan y va y vota por el compromiso económico, clientelar o simplemente porque se acordaron de ellos y les mandaron una despensa, el resultado lo demuestra, ganó el partido que tuvo la mejor organización para la movilización de esos votos, comprados pero efectivos, pues fueron depositados en las urnas.

En Matamoros resultó catastrófico el ejercicio cívico, pues fue una jornada aburrida en la que ni siquiera hubo un incidente que diera la nota para los chicos malos de la prensa, a cuentagotas cayeron los comprometidos y solo se veían filas a ratos, cuando los ingenieros electorales transportaban en sus vehículos particulares a los afortunados que tuvieron desayuno incluido.

Pero esto ha sido siempre, la facilitación del transporte no está reñida con las leyes electorales, tampoco el chorizo con huevo y tortillas de harina o la sabrosa barbacoa. Estas prácticas son de antaño, cuando otro partido gobernaba y su inclusión en el nuevo partido, demuestra que ahora operan para otras siglas.

Y no es criticable, pues es práctica común que todos saben que se hacen, incluyendo a los ahora indignados perdedores, pues ellos mismos bajo otras siglas, fueron ganadores mucho tiempo con las mismas artes.

Podrán decir muchas cosas, que si compraron los votos, que si inhibieron la participación, que si quitaron el transporte público, pero ninguno de esos factores resulta tan contundente como que el 70 por ciento del electorado no tuvo valor cívico para ir a cumplir con su compromiso.

Solo 3 de cada 10 fueron a votar, aunque le hayan mandado despensa a 7 de cada 10, aunque le hayan ofrecido dinero a 5 de cada 10, aunque hayan amenazado con despedir a 2 de cada 10.

La verdad es clara y contundente, la sociedad en general desprecia la política cada vez más notoriamente y lo peor es que quienes más se ausentaron son los millenials, ese segmento de jóvenes entre 18 y 38 años que el domingo pasado prefirieron hacer mutis y no votaron por su futuro.

Los verdaderos culpables de lo que sucedió el domingo pasado fueron 7 de cada 10 ciudadanos que ignoraron su compromiso social, pues todos los partidos perdieron votos con respecto a la contienda anterior.

No hay uno solo que pueda presumir crecimiento, aunque mediáticamente lo intenten, fueron tan ridículos sus números, que no podrán venderse como magos electorales, pues a pesar del triunfo en las urnas, estos triunfos fueron tan magros, que no son para presumir.

Vendrán las auditorías internas y se sabrá cuanto gastaron, unos dinero, mucho dinero que no se refleja en la cantidad de votos obtenidos, otros saliva, mucha saliva que tampoco muestra el convencimiento que debió rendir y otros zapatos, varios zapatos que quedaron desgastados entre colonias sin pavimento y entre baches citadinos.

El rechazo fue tal, que es justo hacer un estudio social, para saber si los dislates del Presidente, los abusos del Gobernador o la apatía del Alcalde o Alcaldesa fueron factor decisivo para que la gente no acudiera a su cita con la democracia.

Ya no le busquen por ninguna parte, los pleitos internos solo fueron eso, la ambicion del poder, los acuerdos cupulares, solo fueron eso, la ambicion del dinero fácil.

La lectura de los números es sorprendente, mire usted, en los distritos 2 de N. Laredo, 9 de Valle Hermoso, 10 y 12 de Matamoros, la cuarta fuerza política son candidatos Independientes o no registrados, pero en el 11 de Matamoros, un candidato no registrado se consolidó como la tercera fuerza política en el distrito, por encima del PRI, PRD, VERDE, PT y MOVIMIENTO CIUDADANO, inaudito si, para vergüenza de una gran cantidad de partidos políticos que solo aspiran a las prebendas que les otorga la ley electoral.

Un gran mensaje político dieron los obreros de Matamoros y su movimiento, así como el único candidato independiente en todo Tamaulipas: Nuevo Laredo Distrito 2 Octavio Almanza Hernández, Valle Hermoso Distrito 9 Mayra Lizeth Cepeda Leal, Matamoros Distrito 10 José Luis Gaytán Ramírez, Matamoros Distrito 12 Gloria Isela Juárez Núñez y Matamoros Distrito 11 Everardo Gómez Aguayo.

Ellos entendieron que el poder se toma, se busca, se pelea, sin embargo aquí en Matamoros hubo 7 vecinos que no supieron entender que su derecho al voto les daba el poder, que pudieron apoyar a su color favorito pero prefirieron rechazar a todo los partidos por igual, que tuvieron alternativa ciudadana y la desaprovecharon y si de algo les sirve este análisis, por ahí pueden comenzar si siguen BUSCANDO CULPABLES.

Jorge Alberto Pérez González

www.optimusinformativo.com                       ...

optimusinformativo@gmail.com