Hay un premisa superior en la sociedad mexicana. El día que vean tras las rejas a Carlos Antonio Romero Deschamps habrá fiesta nacional.

Simple, el tamaulipeco, el de Tampico, es uno de los íconos más perniciosos de la corrupción nacional del último siglo y por ello, aun cuando no le quiten todo, el disfrute de verlo en la cárcel será una sublimación, que quizá no sirva de mucho, sin embargo, nadie se quiere perder esa efeméride.

El presidente Andrés Manuel, les guste o no, se catapultaría nuevamente entre los suyos -¿Más?- y hasta muchos de sus críticos le darían las gracias. Esa es la buena, la otra es que cuando haya elección interna seguro que el nuevo secretario general del Sindicato Petrolero de la República Mexicana será absolutamente leal a la Cuarta Transformación.

Por lo pronto y por prelación, se quedó uno de los presuntos cómplices de Romero, nos referimos a Manuel Limón Hernández, quien fungió como secretario del interior, y ex tesorero en el gremio petrolero.

Mientras, en paralelo Carlos Romero deberá atender las denuncias formales que tiene por diversos delitos y juran en la 4T nada le va a salvar. Veremos pues sus amigos, asociados y hasta su abogado Juan Collado está en prisión.

Como dijo el doctor, por lo mismo, tiene congeladas las cuentas bancarias y como ha dicho la Unidad de Inteligencia Financiera, tiene en directo dos denuncias contra el ex líder del sindicato petrolero, que indican presuntas operaciones con recursos de procedencia ilícita.

En fin, una ristra de escándalos que todo el México que lee conoce. El Pemex Gate que refiene el uso de 500 millones de pesos del fondo del sindicato de Pemex para la campaña presidencial del candidato priista, Francisco Labastida en el 2000.

Los lujos personales y familiares, mansiones, yates, viajes, ferraris, fraudes contra el sindicato; en una vida imposible, sin el respaldo político y extra judicial de los gobiernos de Carlos Salinas de Gortari a Enrique Peña Nieto.

Los saltos de impunidad fueron siempre, entre la cámara de diputados a la de senadores y por eso, muchos miraban difícil “echarle el guante”. Hoy ya no tiene padrinos, los suyos lo detestan y el presidente necesita de un incondicional para Petróleos Mexicanos y saben qué, lo va a lograr.

Para muchos en la CDMX, el retén último del gobierno ya es suyo, y es que los del poder judicial no han sido nada santos. Casos como el del ex ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación Eduardo Medina Mora, nunca debió suceder.

Y por eso hoy que se arremete contra Romero, muchos son los que no le pierden la fe al Presidente, mientras que, moralmente derrotados, como les etiquetó, sus adversarios aun no tiene a su Cristo.

¿El de Comparmex?

Lo mejor de cada casa…

Y el Festival Internacional de Otoño llegó para quedarse y desde aquí, nuevamente nuestro reconocimiento a quienes no sueltan el proyecto desde la sociedad civil, con el respaldo de la autoridad.

Ya va en su edición 27 y se han retomando sus orígenes con la participación internacional de España, Hungría y Estados Unidos. Un evento que debería nuevamente ser replicado en Todo Tamaulipas.

139 espectáculos de las diversas disciplinas, y expresiones como la danza, la música, el teatro, las artes visuales, espectáculos de calle, y actividades académicas, eventos en 28 sedes con la participación de 422 artistas nacionales e internacionales.

Y esta semana hubo actividad en el plano binacional, por ejemplo el presidente de Nuevo Laredo Enrique Rivas, recibió al embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau y aprovechó para promover programas en el cuidado del medio ambiente, salud, la seguridad fronteriza y el intercambio de capacitaciones a cuerpos de protección civil.

Y ya todos a la Feria Tamaulipas en la que tiene un operativo de seguridad con 600 elementos de diversas corporaciones, además de una red de aproximadamente 30 cámaras de seguridad.

Y en el adiós de Carlos Romero Deschamps, vamos a estar atentos al destino final de Esdras Romero Vega. Otro que está forrado y merece tener un destino de juicio final.

Del cuarto piso.- Y muy grata la impresión que dejó la alcaldesa de Altamira Alma Laura Amparan quien se reunió con la coordinación de la Zona sur de la CMIC que encabeza Gerardo Olguín, a quien reiteró que su gobierno “está soportado por una administración honesta y transparente, de cuentas claras y con cero deudas públicas”.

El crecimiento de Altamira es altamente notorio y solamente se puede explicar con el respaldo del sector privado constructor. Bien por esta afortunada alianza.

OTROSI: Y aun faltan más asistentes a la llamada “boda maldita”…

18 pendientes… Correo: jeleazarmedia@gmail.com

Twitter.- @eldebateequis