Ir a un restaurante y que el mesero se esmere en el trato o recibir una verdadera atención médica cuando se está enfermo, escasea, porque cada vez son menos quienes tienen la disposición de ser útiles para los demás.

Ubicas sin duda el ya muy común meme “pésimo servicio” que inunda las redes sociales y que califica así los servicios que se utilizan ya de forma cotidiana como el envío de comida a domicilio o la atención en tiendas de autoservicio, entre otros.

Brindémonos colaboración y ayuda, hasta lograr que sea más común el “excelente servicio”.

Un estudio reveló por ejemplo que en un restaurante la calidad del plato influye muy raras veces en la cantidad de dinero que se les deja a los meseros, pero el simple hecho de sonreír podría incluso duplicar sus propinas.

Mi admiración y respeto para aquellos colaboradores, voluntarios, misioneros, enfermeros, religiosos, y para quienes ejercen su profesión con vocación de servicio, porque mantener una actitud de empatía hacia los demás y pensar siempre en satisfacer las necesidades ajenas no es tarea fácil.

Deberíamos dejar de ser apáticos y hacernos adictos a la enorme satisfacción que da hacer aquello que es correcto.
Y si este articulo te gustó, comenta: “excelente servicio”

Twitter: @claravillarreal
contacto@claravillarreal.com