En horas previas a escribir esta columna, no hice otra cosa más que tratar de descifrar en qué consiste la cuarta transformación y, no lo logré.

Se trata de un rompecabezas que diseñó Andres Manuel pero que él mismo se ha encargado de que resulte imposible armarlo.

Y es que: ¿Economía moral? ¿De qué habla el presidente cuando dice que escribirá un libro sobre economía moral?

Con todo respeto, como Usted dice, no tiene idea de lo que está hablando, pero esperaré ansioso su libro...

¿Que lo conmueve la sentencia que recayó sobre Guzmán Loera? Otra vez: ¿De qué habla el presidente cuando presume ser conmovido por el castigo que la ley le impone a quien ha sido uno de los personajes más peligrosos del mundo?

Con todo respeto, como Usted dice, lo que sí debería conmoverle son los graves problemas de salud pública que ha dejado su fallida política de austeridad.

¿Que 30 millones de mexicanos que votaron por él, más otros 50 o 60 millones están a favor de lo que se está haciendo en su administración?

De nueva cuenta, con todo respeto, como Usted dice, ¿En serio cree que más del doble de los mexicanos que votaron por Usted, hoy lo avalan?

Estoy seguro que Ebrard, Sánchez Cordero, el propio Romo, y otros más, apelan fuerte por bajarlo del podio y, créame, señor Presidente, que sobre terminar con “las mañaneras” sí estaríamos a favor la gran mayoría de los mexicanos, incluidos quienes aún creen en la cuarta transformación.

Pero, si no se logra nuestro cometido, y así seguirá Usted mañana tras mañana hasta el último día de su mandato en 2024, por lo menos instruya a sus seguidores y representantes a respetar las instituciones y a acatar las recomendaciones de los organismos de Derechos Humanos.

Con todo respeto, Presidente; a la mayoría de los mexicanos no nos conmueve que se aplique el estado de derecho con rigor en el caso “Chapo”, ni creemos en que hoy lo apoyen 90 millones de mexicanos, y vaya que sabemos lo absurda que resulta la idea de “economía moral” que Usted sostiene aplicar, pero si algo advertimos con aún mayor claridad, es su pésimo casi primer año al frente del Poder Ejecutivo, que tanto anheló...