Hace unos días, precisamente el 20 de Septiembre, millones de jóvenes abarrotaron las calles en diversas ciudades en el mundo. El objetivo es muy sencillo, exigir a los políticos y gobiernos que tomen acciones inmediatas para detener el cambio climático.

Este movimiento tiene apenas casi un mes de haber comenzado. Dicho proyecto está liderado por una joven de Suecia, llamada Greta Thunberg de apenas ¡16 años!. Según informes se han organizado casi 5,000 eventos en 139 países del mundo. En el caso de Nueva York, más de un millón de jóvenes se reunieron a la huelga, apoyados por el alcalde de la ciudad Bill de Blasio, en el que anunció que no penalizaría a aquellos estudiantes de escuelas públicas que se unieron a la protesta.

Quisiera comentarles algunos datos importantes, que nos urge saber para poder crear conciencia y exigir a las autoridades que se haga algo al respecto.

En los últimos cinco años, hemos tenido el período más caliente registrado. Estamos por encima 1,1 grados de la era de 1850-1900, que fue la época preindustrial y ha sido la más cálida. Consecuencia de esto, las olas de calor, números récord de incendios, ciclones, inundaciones y las propias sequías.

La preocupante pérdida de masa glaciar. En los últimos 30 años se ha perdido el 12% de la extensión del hielo marino, este proceso de deshielo ha sido acelerado en los últimos 5 años. Por consecuencia de este deshielo, la acidez del océano aumentó 26% y el nivel del mar sigue peligrosamente en aumento.

Los gobiernos en el mundo, incluyendo México, siguen apostando sus políticas a la generación de energía por medio de combustibles fósiles. Pero ahí les lo más alarmante, por más de que se esté invirtiendo en el sector renovable, el sistema energético mundial sigue estando dominado por los combustibles fósiles, esperando superar las 37,000 millones de toneladas de CO2, cifra récord en el 2018.

Somos nosotros los jóvenes quienes debemos de informarnos sobre lo están haciendo los gobiernos locales, estatales, federales y en el mundo. Si realmente queremos ofrecerle un hogar a nuestros hijos, un lugar digno en donde vivir, tenemos que pelear por ello. No hay pretexto, es nuestro momento.

¿Y los jóvenes qué?...